miércoles, 2 de noviembre de 2011

De la derrota del ALCA a la UNASUR


Este 5 de Noviembre es un día muy especial para todos los que militamos y trabajamos día a día en la construcción del Proyecto Nacional y Popular que comenzó el compañero Néstor y que hoy profundiza la compañera Cristina.
Hace casi 6 años ocurría un hecho que iba a marcar un hito en la historia de los argentinos: el rechazo no solo hacia un Tratado de Libre Mercado, sino además hacia una forma de vida impuesta, hacia una perspectiva de patria sumida en la dependencia hacia los grandes núcleos económicos mundiales.
Ese discurso del 5 de Noviembre fue un acto de valentía, del entonces presidente Néstor Kirchner, que se instauró como punto de partida para una lucha generalizada de casi toda la región latinoamericana contra la imposición de políticas económicas neoliberales que no iban a lograr más que la generación de mas pobreza, más indigencia, menos trabajo, menos salud y educación y por supuesto, más deudas de los países del tercer mundo hacía los países desarrollados.
Nestor decía: “Por supuesto, la crítica de ese modelo no implica ni desconocer ni negar la responsabilidad local, la responsabilidad de las dirigencias argentinas. Nos hacemos cargo como país de haber adoptado esas políticas, pero reclamamos que aquellos organismos internacionales, que al imponerlas, contribuyeron, alentaron y favorecieron el crecimiento de esa deuda, también asuman su cuota de responsabilidad”
He aquí el comienzo de una exposición que deja en evidencia lo nefasto de la década de los 90 en la Argentina y además, y por sobre todas las cosas, lo nefasto de nuestros dirigentes que fieles a su estilo vendieron gran parte del patrimonio de nuestro país a empresarios extranjeros alzando la única bandera que alguna vez sintieron como propia: la de su propio beneficio. Estas políticas económicas nefastas (Convertibilidad, Corralito, desregulación del Mercado por parte del Estado Argentino, privatización de empresas públicas) dieron como resultado una gran crisis que hoy, aún con sólidas políticas sociales y de reactivación económica, seguimos padeciendo.
El mercado por sí solo no reduce los niveles de pobreza..”. Aquí Néstor dejaba en claro su postura frente a otra de las grandes premisas de la famosa “Área de Libre Comercio de las Américas” (hoy letra muerta). En ella se pretendía convertirnos en consumidores de productos elaborados en los países mas fuertemente industrializados (como EUA, México, Canadá) y en exportadores de materia prima. Con esto se eliminaba cualquier posibilidad de inversión nacional y por ende de generación de valor agregado en los productos aquí fabricados, lo que desembocaba, irremediablemente, en nuestra dependencia y sometimiento hacia los líderes del mercado de América.
“De la fe ciega y excluyente en el mercado, el objetivo aconsejado o impuesto de reducir o minimizar el rol de los gobiernos, hacer desaparecer al Estado y avanzar en la degradación de la política, debemos pasar a la generación de una nueva estrategia de desarrollo de crecimiento sustentable, con equidad, calidad institucional, ejercicio de la representación, el control y la participación ciudadana.” En ese mismo fragmento Néstor hablaba de sustentabilidad política y social a la vez que promovía el empleo digno, uno de los logros mayores que se han alcanzado con la aplicación y profundización del Proyecto Nacional y Popular.
Como él mismo lo ha dicho, en los números que se presentan día a día y que dejan en evidencia la mejora en la calidad de vida de los argentinos no hay magia ni milagro sino mucho esfuerzo y trabajo. Cada cooperativa que se ha abierto, cada Asignación Universal por Hijo, cada Asignación por Maternidad, en cada subsidio al transporte público y en cada uno de los beneficios que se les ha otorgado a los que históricamente les ha tocado perder, han sido el resultado de un conjunto de políticas apuntadas hacia los sectores populares que van en sentido opuesto a las que nos intentaron imponer desde los países centrales del mundo.
Para la Argentina, que corría hacia el abismo, había ayuda y fondos frescos; para la Argentina que con esfuerzo y soledad se recupera, no hay refinanciación” Y hoy, después de obtener más del 50% de votos a favor, nuestra querida compañera y presidenta de la nación reafirma esos dichos cancelando deuda y alejándose de los oscuros manejos de los organismos multinacionales.
“Nuestros pobres, nuestros excluidos, nuestros países, nuestras democracias, ya no soportan más que sigamos hablando en voz baja; es fundamental hablar con mucho respeto y en voz alta, para construir un sistema que nos vuelva a contener a todos en un marco de igualdad y nos vuelva a devolver la esperanza y la posibilidad de construir obviamente un mundo distinto y una región que esté a la altura de las circunstancias que sé que los presidentes desean y quieren”
Desde el 2003 nos diste fuerza, querido compañero Néstor y hasta el final vamos a gritar y a proclamar tu nombre, ese nombre que tan alto nos llevó como país y que nos devolvió la alegría y la identidad de militantes que trabajamos por una causa, por un proyecto.
Toda la Argentina te agradece y le agradece a tu compañera de toda la vida por todo lo que han hecho por los argentinos.

Eso es algo que nunca vamos a olvidar y por eso cantamos “Yo soy argentino, soy soldado del pingüino”!!!!!!

GRACIAS POR TODO NESTOR!


por Nahuel Anso
Frente Transversal Tigre



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Edgardo De Petri